La ministra Maroto se reúne en Shanghái con algunas de las cooperativas de Corporación MONDRAGON.

La ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto, mantuvo ayer un encuentro de trabajo con una treintena de representantes de las principales empresas españolas con presencia en China, en especial en Shanghái y su zona de influencia. Entre las firmas presentes se encontraban varias cooperativas de la Corporación Mondragon, que tiene en el gigante asiático uno de los puntales de su estrategia internacional, como Batz, así como representantes del propio Grupo pilotado por Iñigo Ucín. La ministra tiene previsto visitar estos días las instalaciones de Mondragon Assambly (que inaugura la ampliación de una de sus plantas) así como las de Orkli.

Durante la reunión empresarial -primer hito de un viaje de cinco días en el que se busca conocer los desarrollos industriales chinos sobre el coche eléctrico y las posibilidades de colaboración con España- Maroto aseguró que el objetivo de su visita es reforzar la cooperación comercial bilateral, aumentar las cifras de exportación e inversión, respaldar a las compañías españolas y dar a conocer su tecnología, competitividad y excelencia.

La ministra también puso en valor la imagen y el buen hacer de las empresas españolas en el país asiático. «Estar hoy en China compitiendo implica estar en uno de los mercados más exigentes del mundo, desarrollando capacidad competitiva de primer nivel», indicó la ministra, para insistir en que China es un país prioritario para España.

Del mismo modo, trasladó el apoyo del Gobierno a los proyectos de exportación e inversión de las empresas en China, a través del ICEX y de los instrumentos financieros del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo; y aseguró que «hay margen de crecimiento para las empresas, que hay que aprovechar».

Reglas de juego

En pleno 'bombardeo arancelario' entre Estados Unidos y China, la ministra aseguró ante las empresas presentes en el gigante asiático que el Ejecutivo está trabajando para que haya unas «reglas de juego» más equitativas entre China y España, y para que los lazos comerciales puedan seguir aumentando.

«Estamos trabajando con las instituciones para nivelar ese grado de exigencia y que sea realmente un mercado amigo, que lo es, pero que tengamos unas reglas de juego mejor definidas, no siempre a favor de los chinos, sino también a favor de España y de Europa», apuntó Maroto.

Fuente: diariovasco.com

 

like0

27 visualizaciones