Ausolan cumple 50 años, con la mujer trabajadora y el cooperativismo como protagonistas.

Ausolan, la primera empresa de restauración colectiva de capital 100% español, cumple hoy sus bodas de oro, celebrando una historia marcada por una de las muestras de emprendimiento empresarial de la mujer más relevantes en nuestro país y por su modelo de gestión cooperativa como factores esenciales de su desarrollo.

Cincuenta años de historia que comenzaron en 1969, cuando “diecisiete mujeres inconformistas decidieron luchar por su derecho a trabajar después de casarse; una lucha en busca del desarrollo personal y la independencia económica que se ha mantenido hasta hoy”, desvela María López, directora Corporativa de Relaciones Institucionales y Servicios Jurídicos.

El nombre fundacional de la compañía, Auzo Lagun S. Coop, refleja en euskera el trabajo comunitario y una fórmula jurídica como sociedad cooperativa de trabajo asociado, donde todas las socias eran trabajadoras.

Así comienza la historia de una de las principales empresas de restauración colectiva del país que, “teniendo en cuenta el contexto en el que nació, fue totalmente pionera en su apuesta por la capacidad de trabajo del colectivo femenino, para ponerla al servicio de la sociedad dando dimensión empresarial a aquello que sabían hacer y que la sociedad de entonces les permitía: cocinar y limpiar”, añade López.

Pocos años más tarde, en 1970, la compañía crea la primera guardería de España para resolver la atención y el cuidado de los hijos, revelado como uno de los principales problemas de las mujeres para su incorporación al mundo laboral.

Una historia de esfuerzo y tenacidad que ha marcado también una forma de hacer diferente. “Cómo lo hacemos es una prioridad esencial conscientes de que nuestro negocio pivota sobre la salud”, señala María. Calidad, cercanía, esfuerzo e innovación son factores clave en un negocio de especial sensibilidad, donde cada día “cuidamos al detalle la seguridad alimentaria, el diseño de menús variados y equilibrados, la selección de ingredientes, la forma de preparación, así como el valor añadido que proporcionan las personas que están con los comensales”, añade.

Esta historia empresarial poco frecuente ha convertido a Ausolan en una de las tres principales empresas de restauración colectiva en España y en la primera en volumen con capital 100% nacional. Cuenta con 16 cocinas centrales y múltiples cocinas in situ, con servicio de línea caliente y de línea refrigerada, así como en restauración in-situ o mixto.

La compañía ofrece diariamente en España más de 260.000 menús, para sus más de 2.100 clientes, en todos los segmentos de actividad: centros escolares, hospitales, empresas públicas y privadas, comunidades o residencias…y con una facturación total en el último ejercicio de 230 millones de euros.

El éxito de Ausolan, a nivel nacional, le llevó en 2016 a salir al mercado internacional. La expansión comenzó en Francia con la construcción de una cocina central propia y la creación de Ausolan Pays Basque al sur del país. En abril de 2018 aterriza en Chile con la adquisición del 60% de Genova Servicios Gastronómicos, una compañía especializada en el servicio de catering transportado.

Además, fiel a su compromiso con la calidad, recientemente han obtenido la recertificación en las ISOs, 9001, 14001 y 22000, se han convertido en el primer grupo empresarial en certificarse en la 45001, y han renovado la certificación para todo el grupo de Empresa Saludable.

El cooperativismo, el equipo como principal capital

El valor de Ausolan radica en su proyecto socio-empresarial que, inspirado en los valores cooperativos, promueve el desarrollo y la participación de quienes forman parte de él, generando ilusión y compromiso.

Un modelo innovador y consolidado “en el que la propiedad de la empresa está en manos de sus propias trabajadoras, y donde las personas y el valor de su esfuerzo son el principal capital”, destaca la directiva de Ausolan.

El modelo cooperativo marca un compromiso social que se ha ido asumiendo por todos los socios y que implica que “anualmente, el 10% de los beneficios empresariales se reinvierten en la transformación social de los entornos en los que estamos implantados, directamente o a través de nuestros clientes – en todo el mundo-, revirtiendo a la sociedad parte de la riqueza que nos ha posibilitado generar”, concluye María López.

Fuente: ausolan.com

 

like0

40 visualizaciones