Moscú admite que la explosión en una base rusa estaba vinculada a pruebas de “nuevas armas”.

Cuatro días después de la misteriosa explosión que provocó la muerte de al menos cinco personas en una remota base del norte ruso, junto al mar Blanco, Moscú ha reconocido este lunes que el accidente estuvo vinculado con pruebas de “nuevas armas”. Durante un funeral en memoria de los científicos que murieron en el incidente, la agencia nuclear rusa (Rosatom) ha asegurado que “continuará el trabajo sobre este nuevo tipo de armas que, bajo cualquier circunstancia, se hará hasta el final”.

Suscribirse a RSS - nuclear