La desglobalización del comercio alcanza a España: sus exportaciones se concentran en Europa.

Las exportaciones españolas llevan dos años creciendo a un ritmo superior al 20% mientras se produce una desglobalización del comercio español que nos hace más dependientes de Europa mientras nos aleja de los mercados con mayores crecimientos. El Covid, con las alteraciones que supuso en la capacidad de fabricar y de comprar en 2020, la crisis de suministros de chips, encarecimiento de fletes y materias primas en 2021 y la guerra de Ucrania con la crisis energética en 2022, han propiciado un cambio en los socios comerciales de España.

¿Fin a tres décadas de globalización? El libre comercio y la idea de que la tierra es plana podrían tener los días contados.

Tres décadas de profunda globalización podrían estar a punto de comenzar a revertirse de forma dramática, según varios ejecutivos de empresas importantes e inversores, mientras los líderes mundiales se preparan para reunirse en la ciudad suiza de Davos por primera vez desde que comenzó la pandemia del coronavirus.

El mundo no es plano.

En 2005, el politólogo Thomas Friedman escribió “El Mundo es Plano”, best-seller que profetizaba cómo la caída del muro de Berlín, internet, y la deslocalización de la producción abrirían un escenario de homogeneización global. Internet nos aplanaría. Todos tendríamos acceso a la misma información. Se iba a producir una rápida convergencia hacia un modelo de organización único: la democracia liberal y el capitalismo de mercado.

Globalización 5.0: últimas noticias.

David Ricardo (1772-1823) fue un economista británico que estableció las bases teóricas del comercio internacional. Bases que han constituido el cimiento de la globalización tal como lo hemos conocido hasta ahora. Para Ricardo, si queríamos producir azúcar, lo mejor es que lo hiciéramos en el Caribe; mientras que si queríamos fabricar textiles, era más eficiente hacerlo en Londres.

La pandemia da un zarpazo a la globalización de 1,5 billones de euros.

Entre las muchas víctimas de la pandemia, está también el comercio mundial. Principalmente, a causa de los confinamientos, la posterior crisis económica y por el aumento del proteccionismo derivado de políticas comerciales defensivas. Y los datos que ofreció este miércoles la OMC (Organización Mundial de Comercio) muestran una caída sin precedentes en el intercambio de mercancías.

El comercio internacional también es una víctima del coronavirus.

El coronavirus ha supuesto un freno a la globalización. Y es que las balanzas comerciales de los países se han reducido, afectando negativamente a la evolución del comercio internacional. Si atendemos a las perspectivas presentes, la Organización Mundial del Comercio prevé una disminución de 9,2% en el volumen del comercio mundial para este año. Comparativamente, la estimación del deterioro del crecimiento mundial es que el conjunto de economías retroceso del PIB del 4,8%.

El día después: globalizacion pautada.

Seguimos pasando revista a las huellas que dejará la crisis originada por la pandemia, a las consecuencias con mayores probabilidades de arraigar en el sistema económico global. En entregas anteriores hemos visto el papel de las administraciones públicas en la gestión de las crisis, de la actividad económica, la mayor atención al cuidado medioambiental y el enquistamiento de niveles elevadísimos de endeudamiento público y privado que habrá que sortear durante bastantes años.

Covid-19: globalización contra la pandemia.

La pandemia ocasionada por el COVID-19 ha golpeado a una economía mundial estrechamente integrada. En las últimas tres décadas el sistema productivo mundial se ha transformado radicalmente y hoy es difícil encontrar un producto fabricado exclusivamente en un país. Lo normal es que cualquier bien final o intermedio sea el resultado de un proceso productivo que ha atravesado las fronteras nacionales varias veces.

La globalización cojea y el mundo se hace más pequeño.

En el palmo de una mano puede caber el mundo entero. Gracias a la globalización económica, que cobró fuerza a partir de los años ochenta, hoy en día es posible diseñar dispositivos como un iPhone en EE UU y ensamblarlos en China, con productos procedentes de 200 compañías distribuidas en más de 40 países en los cinco continentes.

Páginas

Suscribirse a RSS - globalización