Las empresas chinas ya producen el 53% del acero mundial pese a Trump.

La guerra comercial que dirimen China y EE UU arrancó en marzo de 2018 con la imposición de unos aranceles del 25% a las importaciones europeas y asiáticas del acero. EE UU apenas producía el 4,8% del acero mundial y había sido testigo del traslado de la actividad y del empleo hacia Asia, que al cierre de 2017 ya controlaba el 49,2% de la producción mundial de acero.

La producción industrial china crece al menor ritmo en 17 años.

La producción industrial de China se expandió el 4,8 % interanual en julio, un punto porcentual y medio menos que la cifra alcanzada el mes anterior, informó hoy la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE).

La cifra, muy por debajo de las previsiones de los analistas -preveían un crecimiento de entorno al 5,8% para ese mes-, supone el crecimiento más lento de este indicador desde febrero de 2002 y evidencia la debilidad de la demanda doméstica del gigante asiático en plena disputa comercial con Estados Unidos.

China devuelve el golpe a Trump: deprecia al yuan y para las compras de productos agrícolas a EEUU.

El Banco Popular de China (PBOC) rebaja punto y medio la banda comercial de se moneda a 6,9225 dólares, su nivel más débil desde diciembre de 2018, lo que implica que la depreciación del yuan en los mercados. La divisa china se desploma un 1,37% frente al dólar. Además, Pekín a ordenado a las compañías chinas dejen de comprar productos agrícolas a EEUU, tal como prometieron a Trump en la última cumbre del G20.

La economía china crece el 6,2% el segundo trimestre, el menor ritmo en casi tres décadas.

La economía China avanza como la ruleta de los concursos: cada vez más despacio mientras el público contiene el aliento, pero todavía lejos de detenerse. Los datos de la Oficina Nacional de Estadística, publicados en la mañana de este lunes, han revelado un crecimiento del 6,2% en el segundo trimestre del año. Esta cifra, en línea con las predicciones, representa la tasa más baja desde que empezaron a publicarse los datos trimestrales en 1992.

Guerra comercial HP y Dell planean llevarse el 30% de su producción de portátiles fuera de China.

La guerra comercial entre EE UU y China puede tener serios efectos sobre la industria tecnológica, más allá de la conocida crisis vivida por Huawei, que se ha visto bloqueada y vetada por la Administración de Donald Trump, esgrimiendo supuestos riesgos para la seguridad. Aunque el pasado fin de semana el presidente de EE UU, Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping, esbozaron una tregua durante la cumbre del G20, varias compañías tecnológicas están considerando la opción de sacar de China parte de su producción de hardware.

China, nación exponencial.

La detención el pasado mes de diciembre de la directora financiera de Huawei en Canadá, a petición de Estados Unidos, marca un punto de inflexión que será estudiado en los libros de historia. Se ha desatado una nueva guerra fría entre EE.UU. y China. En el 2000, la economía china era una décima parte de la americana. Hoy es ya la segunda economía del mundo. En pocos años superará a EE.UU. y, hacia el 2050, podría cuadruplicar el tamaño de la economía americana. Cada dos años, desde el 2008, el crecimiento chino ha batido el PIB absoluto de India.

La desaceleración de China,

Un cambio fundamental de la economía mundial actual es la desacelaración del crecimiento de China. Tras décadas de crecimientos a menudo superiores al 10%, China creció en 2018, según las cifras oficiales, un 6,6%, la tasa más baja desde 1990. Un estudio reciente de un distinguido grupo de economistas (Wei Chen, Xilu Chen, Chang-Tai Hsieh y Michael Song) sugiere que, debido a cómputos incorrectos por el instituto de estadística de este país asiático, este 6,6% exagera la realidad y que el verdadero crecimiento económico chino ronda el 4%.

La economía china crece al menor ritmo en 28 años.

La economía china creció un 6,6% en 2018, dato que, pese a superar las expectativas marcadas por el Gobierno de del 6,5%, supone el peor registro desde 1990 y devuelve al país a la senda de la desaceleración.

La Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) hizo públicos estos datos en una rueda de prensa celebrada hoy en Pekín, en la que su director, Ning Jizhe, aseguró que la desaceleración era algo “esperado” debido al “complejo entorno doméstico e internacional”.

Cierre del año

Páginas

Suscribirse a RSS - China