Una nueva fiebre del bitcoin acerca la criptodivisa a máximos históricos.

Jamie Dimon, todopoderoso consejero delegado de JP Morgan, aseguró que su revalorización era un fraude peor que la burbuja especulativa de los tulipanes holandeses en el siglo XVII. Benoît Coeuré, consejero del Banco Central Europeo, lo llamó el “engendro maligno de la crisis financiera”.

El bitcoin supera el 50% de desplome en cinco meses.

Los inversores dan la espalda de nuevo a las criptomonedas. Las últimas caídas elevan por encima del 50% el desplome del bitcoin desde sus máximos anuales de junio, y su cotización se hunde a mínimos del mes de mayo. La euforia inversora desde China ha dado paso en un mes a unos crecientes recelos a raíz de los problemas en Binance.

El desplome del bitcoin atiza el miedo al estallido de la burbuja de las criptomonedas.

El bitcoin vuelve a estar en la picota. La divisa digital que asombró al mundo con un ascenso fulgurante el año pasado —cuando pasó de una cotización por debajo de los 400 dólares a rozar los 19.000— hace tiempo que no da más que disgustos a los que invirtieron en ella. Si no hay ninguna sorpresa, 2019 pasará a la criptohistoria como el año que puso un techo infranqueable a las monedas digitales. El bitcoin pierde ahora un 80% desde el máximo alcanzado en diciembre de 2017, según la página Coindesk.

El hundimiento del bitcoin golpea de lleno al negocio de Nvidia.

La producción del Bitcoin guarda cierta semejanza con la del oro. Existe una mina de la criptomoneda y los mineros acuden con sus herramientas, los ordenadores, para extraerlo. En el interior de las computadoras, la pieza clave para la minería de Bitcoin es la tarjeta gráfica, algo así como el pico que usaban los buscadores de oro en California en el siglo XIX para encontrar el metal precioso. La subida de precios en la criptomoneda tuvo su réplica en las acciones de Nvidia, líder del mercado de tarjetas gráficas, y también lo ha hecho cuando el Bitcoin ha sufrido un descalabro.

La burbuja de Bitcoin un año después: 570.000 millones evaporados.

Entre el 15 y el 16 de diciembre de 2017, el precio de Bitcoin tocó techo y se intercambiaba por un valor de 16.800 euros. Tras un año de subidas constantes, ver los números crecer dobles dígitos de forma diaria era una constante. La prensa económica y la tecnológica no eran capaces de explicar a los lectores qué ocurría. Docenas de expertos paseaban por las televisiones dando pronósticos y motivos, pero principalmente palos de ciego, sobre todo aquel caos.

El tulipán, el aceite de ballena y otras burbujas que precedieron al bitcoin.

El precio del bitcoin alcanzó el pasado miércoles máximos históricos. La criptomoneda superó la barrera de los 10.000 dólares por unidad por primera vez e incluso llegó a alcanzar los 11.000, una burbuja que se ha multiplicado por diez en menos de un año y cotiza por encima del valor de cualquier otra divisa. La volatilidad imposibilita pronosticar un escenario futuro.

Australia ‘encuentra’ al supuesto creador de Bitcoin y registra su casa

La identidad del fundador de Bitcoin, la moneda virtual más extendida del mundo, puede estar a punto de ser revelada. Se trata de Craig Wright, un emprendedor australiano, de 44 años y con residencia en Sídney, quien ha sido identificado por varias publicaciones tecnológicas como uno de los fundadores de la divisa online. La policía australiana ha registrado su domicilio este miércoles. De confirmarse la veracidad de estas informaciones, su identificación cerraría las especulaciones sobre la persona que está detrás de Bitcoin y que, hasta ahora, respondía al nombre japonés de Satoshi Nakamoto. Con él habría colaborado Dave Kleiman, un experto en ciencias forenses informáticas que falleció en 2013.

Suscribirse a RSS - bitcoin