Cooperación entre cooperativas en tiempos de pandemia.

La Escuela Politécnica Superior acogió una jornada dirigida al alumnado de máster en la que distintas cooperativas expusieron sus casos de éxito en tiempos de pandemia. 

$titulo.getData()

La Escuela Politécnica Superior organizó el 18 de febrero una jornada multisede en la que miembros de distintas cooperativas de MONDRAGON Corporación expusieron su desempeño y retos estratégicos en un mercado condicionado por la pandemia de la COVID-19. La jornada estuvo dirigida al alumnado de los Másteres Universitarios y debido a las medidas de seguridad se organizó en formato multisede en las instalaciones de Iturripe, Garaia y Orona-Ideo, conectando estas entre sí de manera telemática. Cada ponente estuvo presente en un aula junto al alumnado de un máster y sus coordinadores.

  • Tomás Martín, en representación de Orbea, estuvo presente en la clase del Máster en Diseño Estratégico.
  • Oxel Etxeberria de Bexen Cardio acompañó a las y los estudiantes del Máster en Tecnología Biomédica.
  • Iñigo Ucín, Presidente de MONDRAGON Corporación y Nuria Agirre de Laboral Kutxa, acompañaron al alumnado de los másteres en Robótica y Energía.
  • Zuriñe Arakistain de Mondragon Assembly y Javier Amezaga de Eroski estuvieron con las y los estudiantes del Máster en Análisis de Datos y ciberseguridad.
  • Susana Otegi, de Bexen Medical, se reunió con el alumnado del Máster en Innovación en el campus Orona-Ideo, en Hernani.

Todas las aulas estuvieron conectadas telemáticamente entre sí y la jornada lo moderó Nekane Errasti, Coordinadora Académica de la Escuela Politécnica Superior.

Sumando esfuerzos

Iñigo Ucín, presidente de MONDRAGON Corporación, resaltó la importancia de haber sido capaces de buscar sinergias entre distintos agentes cuando la crisis ha sido más galopante. Para ello, desde MONDRAGON se tomó la firme decisión de defender las personas en primer lugar, y una vez garantizada su posición se incidió en la capacidad de las cooperativas en aportar un valor a la sociedad. Para ello, ha sido indispensable la capacidad de las cooperativas y las y los cooperativistas para reinventarse y adaptarse a una nueva realidad.

En este sentido, Nuria Agirre, directora de Gestión Social de Laboral Kutxa, resaltó los cambios de actitud del cliente y la necesidad de adaptarse a ella “la gente no retiraba dinero de los cajeros, no querían tocar los datafonos de los establecimientos, aumentó el uso de dispositivos contactless, el porcentaje de cliente que cumplía los parámetros de "cliente digital" se multiplicó llegando hasta el 50%”. Agirre aseguró que muchos de estos retos relacionados con la digitalización estaban marcados en el plan estratégico y que la pandemia los ha acelerado.

Aumentar la actividad

Oxel Etxeberria, Director Gerente de Bexen Cardio, reivindicó el entramado empresarial que componen las cooperativas de MONDRAGON, ya que según él, contar con la cercanía y predisposición de la universidad y otras empresas facilitó el desempeño del ejercicio 2020. Gracias a ello, y fortaleciéndose en su posición de único fabricante de electromedicina en Euskadi, Bexen Cardio pudo aumentar su actividad para dar respuesta a las necesidades sociales.

En la misma línea se manifestó Tomás Martín, ingeniero de desarrollo en Orbea. Según Martín la actividad económica de Orbea se ha acelerado mucho, aumentando tanto su volumen de negocio como la contratación de personal. Aún así, desde la firma se muestran prudentes, “esperamos que todas las personas que cogieron la bicicleta como hobby o modo de transporte durante la pandemia, sigan haciéndolo también en el futuro”.

Responsabilidad social

Más allá de la acción comercial, algunas de las cooperativas de MONDRAGON se convirtieron en actores clave durante el periodo más crudo de la pandemia. Es el caso de Eroski. Según Javier Amezaga, Director Gerente de la marca, el éxito de Eroski durante la pandemia reside en haber sido capaces de trabajar con la mira en las personas, “el compromiso del personal ha sido espectacular, sobreponiéndose al miedo para dar un servicio esencial”. Además, han seguido implicándose por buscar nuevas soluciones y alternativas para colaborar con los productores locales que de la noche a mañana no tenían cómo vender los productos frescos que producían.

Ese nivel de compromiso es el que ha hecho que Mondragon Assembly haya sido capaz de fabricar 18 máquinas de producción de mascarillas en un ajustado plazo de 12 semanas. Zuriñe Arakistain, Manager de Relaciones Internacionales de Mondragon Assembly, destacó la capacidad de las personas trabajadoras de la cooperativa para hacer frente a la presión del momento, siendo conscientes en todo momento de la necesidad latente de avanzar en busca de soluciones prácticas para enfrentar este reto.

Por último, Susana Otegi, Responsable de Marketing de Bexen Medical, quiso destacar la amplia trayectoria de 42 años de la cooperativa en la fabricación del material sanitario, lo que sin duda fue la clave para que pudieran comenzar a fabricar las mascarillas en tan poco tiempo. Igualmente, la idoneidad para el almacenamiento de vacunas de unas instalaciones construidas hace unos años les convirtieron en unos candidatos adecuados para la gestión de las mismas. La pandemia presentó una oportunidad, y desde Bexen Medical tuvieron que tomar decisiones rápidasy buenas que a la larga se han mostrado acertadas.

En definitiva, el alumnado de Máster de la Escuela Politécnica Superior tuvo la oportunidad de conocer distintas formas de abordar la realidad empresarial en tiempos de pandemia. Las cooperativas de MONDRAGON apostaron por el compromiso y las personas como eje de su acción, consiguiendo mantener su posición o incluso reforzarla.

Fuente: mondragon.edu

 

like0

18 visualizaciones